IGLESIA DE SAN PEDRO

abril 10, 2014

Su nombre quizás provenga de un antiguo monasterio benedictino del siglo XI, que estuvo situado cerca de la ciudad y que hoy ha desaparecido.

Fue primera iglesia que se levantó en el siglo XIII, en la por entonces villa. Su posición estratégica, en el flanco oeste del recinto amurallado y su potente torreón la mantuvo desde la edad media hasta en la Francesada y en la Primera Guerra Carlista, pues se utilizó como cuartel. En el siglo XVIII se realizaron ampliaciones maltratando sus paredes maestras provocando su derrumbamiento en 1844.

Panorámica de la iglesia con el rosetón gótico.

Queda en pie una nave lateral, parte de su cabecera, el trascoro, el torreón, en gran parte desmontado en 1979, y la portada barroca de ingreso.

Arquitectura y Arte:

La iglesia tiene una planta de tres naves, la central más amplia, divididas todas ellas en cuatro tramos, y una original cabecera pentagonal que engloba cinco capillas poligonales dispuestas radialmente, y así resulta un amplio presbiterio-girola sin muro alguno. A los pies de la fachada, en el rincón suroeste, emerge un potente torreón de planta cuadrada.

La nave central, de mucha mayor altura que las laterales y de bóvedas cuatripartitas, se apoyaba en pilares cruciformes con numerosos baquetones adosados, y exteriormente equilibraba sus empujes en arbotantes de un solo arco. Se comunica con la nave lateral a través de macizos arcos apuntados, provistos de capiteles corridos de tema vegetal. Esta nave va cubierta de crucerías cuatripartitas con claves decoradas. La cabecera muestra las dobles ventanas apuntadas de los absidiolos, y el único conservado tiene bóveda gallonada.

Portada barroca de la iglesia de San PedroPor su temprana cronología, este edificio manifiesta influjos de tipo cisterciense, sobre todo en la cabecera, que pudo inspirarse en la de San Pedro de la Rúa de Estella, en Santa María de Fitero y en algunas catedrales francesas. Pero también el arte gótico pleno queda manifiesto en la planta general, abovedamiento, decoración y arbotantes, y un gótico, ya tardío, en el rosetón del oeste.

El edificio primitivo fue remodelado durante el siglo XVI con un campanario sobre el torreón y en los accesos al cementerio. Pero más importantes fueron las obras de los siglos barrocos: un macizo bajocoro, de planta cuadrada a los pies de la iglesia, realizado por Juan de Setién en 1650, la sacristía en 1670, y un campanario ochavado de ladrillo con su chapitel levantado por Juan Antonio de San Juan a partir de 1712.

La portada barroca consiste en un arco de medio punto, sobre grandes columnas, y remate en hornacina con aletones, que encierra la imagen de San Pedro. Fue construida entre 1740 – 1743 por Juan Bautista Arbaiza y su discípulo Martín de Beratúa, y de su rica decoración y escultura se encargó el vianés Juan Jerónimo Coll.

Poco antes de su hundimiento, los retablos, cuadros, ornamentos y plata fueron repartidos por las iglesias y ermitas de la localidad.

Cementerio-Parque de San Pedro:

Lo que constituía el antiguo cementerio de la iglesia, utilizada como barbacana defensiva y apoyada en enormes contrafuertes por estar situada a contra terreno, se ha transformado en un parque en el que se puede pasear y disfrutar de las excelentes vistas del conjunto formado por el valle del Ebro hasta la sierra de Cantabria.


<< volver